Quiénes somos

Historia

Las joyas son pequeños objetos con grandes significados.  

A veces empiezan como un gesto, una atención, un momento… y se convierten en legados de familia, en historia, en cultura, en símbolos de amor.   

Las joyas son una expresión que se entiende en todos los idiomas, que trascienden el tiempo y que inmortalizan sentimientos. En Della Poletti cuidamos cada detalle porque sabemos que somos parte de momentos inolvidables en la vida de nuestros clientes. 

Della Poletti nace de una idea, ante una necesidad, y desde una vocación.  

Nace de la idea que tuvo Cintya Poletti, su fundadora, de incursionar en el mundo de la alta joyería y relojería, rubro hasta ese momento, casi inexistente en el país.   

Nace ante una necesidad de un público exigente, que buscaba lujo, garantía y exclusividad a la hora de vestir joyas y accesorios.   

Y nace desde una vocación, la que motivó a Cintya a desbordar su creatividad en piezas únicas, a seleccionar lo verdaderamente especial y comprender en profundidad, las intenciones de cada cliente.  

Así la marca se fue desarrollando en el país, y a su vez, fue creando lazos con grandes casas internacionales de diseño, como Chopard, Bvlgari, Gucci, Palmiero, Gavello, entre otras, con las cuales la sinergia fue inmediata. Con el tiempo y con un trabajo sostenido, Della Poletti obtuvo la representación de otras marcas mundialmente reconocidas como Rolex, Hublot, TAG Heuer, Longines, Hermés, entre otras que se fueron sumando a su portfolio y fueron construyendo reputación.  

Las ganas de seguir creando y creciendo, también impulsaron a Cintya a crear su marca propia de joyas, DP, la cual hoy goza de un sólido posicionamiento. Hoy, Della Poletti cuenta con dos tiendas físicas, una ubicada en el paseo Vía Allegra, en el epicentro de la exclusividad y el lujo capitalino, y otra en el Shopping del Sol.  

Della Poletti también es reconocida por su servicio post venta, capaz de dar respuesta a todo tipo de necesidades, con los equipamientos más sofisticados de la región. 

Un negocio familiar 

Della Poletti lleva el apellido de Cintya pues para ella, es parte del legado familiar. Sus hijos se han involucrado en el negocio, sumando su experiencia desde distintos sectores y con diferentes miradas, lo cual ha enriquecido el crecimiento de la marca. Hoy, la generación más joven, Luciana e Isabella, también se unieron al negocio familiar, creando su propia marca de joyas: ISALÚ

ISALÚ

Fue desarrollada para acercarse a un público más joven, que busca accesorios trendy y de diseño, sin perder el espíritu juvenil. Desde su lanzamiento en 2017 hasta hoy, se ha convertido en una de las preferidas por su público y si bien forma parte del portfolio de Della Poletti, lo hace con personalidad y estilo propio. 

Sus creadoras

Isabella 

Estudia Economics and Management en la Universidad Bocconi en Milán. Si bien diseña en conjunto con Luciana las piezas de Isalú, es ella quien toma las riendas del seguimiento a cada diseño, para que el resultado sea lo que imaginaron y soñaron en papel. Su inspiración nace de las tendencias que marcan el mundo de la moda y el diseño en general, pero siempre en la búsqueda constante de la personalización, para que cada clienta de Isalú vista una pieza única. 

Luciana

Además de hermanas, son socias, y Luciana es quien se enfoca en el área comercial de la marca. Estudia también Economics and Management en la misma universidad que Isabella, lo cual refleja el grado de sinergia que existe entre ellas. Con sus 20 años, Luciana es quien, además de diseñar, también analiza las oportunidades y está en la búsqueda de canales y esquemas que les permitan hacer crecer su marca. Para ella, antes de Isalú, el mercado de las joyas trendys para adolescentes y jóvenes estaba desatendido, por eso, hoy se dedica a impulsar la conexión con este segmento.  

whatsapp